Los editores no deben temer la canibalización de los precios provocada por los ebooks, pero los agentes deben ser menos «conservadores» de lo que el consumidor está dispuesto a pagar por los libros electrónicos.

Riccardo Cavallero, consejero delegado de la editorial italiana Mondadori, advirtió que los autores corrían el riesgo de sufrir un ataque indiscriminado de sus obras a través de la red si se trata de vender sus libros electrónicos a precios elevados, y culpó a los agentes por ser inflexibles ante este tema. El enfoque de Mondadori es vender las novedades a 9,99€, unos 8€ antes de aplicar los impuestos correspondientes, que suponen un 50% de descuento sobre el precio del libro para la edición de tapa dura. Y criticó a los agentes de insistir en que los libros electrónicos no se podían vender por más de un 30% de descuento sobre el precio del libro impreso.

«Si usted piensa que las editoriales comerciales son conservadoras es que nunca ha conocido a un agente, somos revolucionarios en comparación con ellos. Por lo tanto, no estamos respetando los contratos. No se puede tener miedo a la canibalización de los precios o nunca haremos lanzamientos [para este mercado].» Comentó Ricardo Cavallero.

Un análisis, realizado por Bookrepublic de Italia y AT Kearney, reveló que el promedio de precios de las primeras listas de libros electrónicos en todo el mundo es de 10,50€ netos. Mostró que el precio promedio del Reino Unido frente a esta lista es de 10.80€, 1.50€ más que los títulos equivalentes en EE.UU., pero menos que en otros países de la UE, como Alemania, España y Francia.

La investigación, basada en entrevistas con editores de 20 países, puso al Reino Unido dos años por detrás de los EE.UU. en términos de adopción del libro electrónico y con Alemania, Francia, Italia un año más atrás. Y se estima que el mercado de eBooks en los EE.UU. se estaba acelerando, alcanzando a finales de 2011 una cuota de mercado de 18-19% sobre la venta de libros.

Esta encuesta refleja que la penetración de los libros digitales crece con diferentes velocidades en diferentes países en función de la penetración de Internet, del uso del comercio electrónico, de la fiscalidad (IVA, precio fijo), la presencia de importantes plataformas de venta (Apple, Amazon, Google), la disponibilidad de contenidos en su propia lengua y, como no, del precio.

Rafael Araújo – Duento