Antoni Comas, el nuevo presidente de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), ha asegurado que la intención de los editores es la de fortalecer el libro tradicional, que «no pierda peso sino que lo gane» frente al libro digital.

Llega a su nuevo cargo con el objetivo de centrarse en la problemática que supone la propiedad intelectual y la piratería. Comas acentuó: «Ambos temas son de los más importantes porque representan el ser o no ser de nuestra industria editorial».

También muestra su decepción con el mundo de la política en cuanto a la piratería y su Ley Sinde, declarando lo siguiente: «La piratería va a peor porque tenemos un herido que está perdiendo sangre y no le paramos la herida ni le hacemos la transfusión necesaria. El paciente se va a morir y preocupa que los médicos no tengan ningún remedio para esto y ellos miren dejándole morir a su suerte. Tenemos malos médicos».

¿Y qué sucede con el libro digital? Pues para Antoni Comas tiene actualmente un alcance muy corto en España, y ha planteado que es noticia «por la novedad» pero es «algo más virtual que real». Para el nuevo presidente de FGEE el libro digital irá ganando peso siempre que se proteja la propiedad intelectual y la piratería.

Finalmente desea que se unifique el tipo impositivo del IVA para cualquier tipo de soporte, sea impreso o digital.

Me temo que todas estas intenciones y declaraciones van a paralizar aún más si cabe el despegue definitivo del libro digital en España, ya que Antoni Comas representa un gremio de 889 empresas editoriales, es decir, el 95% del sector.

Rafael Araújo – Duento