Analitica eBookCualquier empresa que se precie ya no se imagina su negocio sin saber cómo utilizan los clientes/usuarios sus productos, sirviéndose para ello del análisis de los datos, de focus group, de test de usuarios, etc. Y el mundo editorial no debe ser diferente, no puede quedarse como hasta ahora midiendo la satisfacción del lector en base a las ventas y las críticas tras la publicación.

Los ebooks permiten revelar datos demográficos clave o darnos respuesta a preguntas tales como ¿cuántas personas compran un determinado libro?, ¿con qué intensidad lo leen?, ¿qué les gusta y no les gusta a tus lectores?, ¿qué comparten con sus amigos o conocidos?, ¿abandonan la lectura tras las primeras páginas?, ¿cuando compran? ¿cuál es la tasa de conversión? ó ¿cuáles son los términos de búsqueda que utilizan para encontrar libros?…

De este modo, el poder capturar datos relevantes sobre quién está leyendo los libros y cómo interactúa con ellos trae ventajas para editores y usuarios.

Es indudable que Internet ha cambiado el comportamiento social. Los usuarios de Internet pasan 3 veces más minutos en blogs y redes sociales que en otras plataformas en línea. Uno de los mensajes que surgieron de LDC 2012 es que los consumidores quieren leer, demandan cada vez más contenido y son más accesibles que nunca – pero han cambiado las librerías por Internet. Lo más importante es que están dispuestos a promover y hacer comentarios sobre sus libros en redes sociales. Varios estudios han demostrado que la lectura tiende a hacernos más empáticos, más alerta con las vidas interiores de los demás. Con las pantallas la lectura estrena una nueva capa de sociabilidad: al leer podemos anotar y exportar nuestras notas, subrayar, añadir marcadores, compartir fragmentos en el muro de Facebook o comentarios en Twitter y ver qué han subrayado, marcado o comentado otras personas que hayan leído el mismo libro, etc.

Los editores con esta información recogida y bien analizada pueden atraer a los lectores y recomendarles la compra de otros libros o animarles a que hablen de ellos a sus conocidos y amigos. Esto les ayudará a producir y publicar libros con más éxito, o por lo menos no publicarán al azar. Y los usuarios tendrán una mejor experiencia de lectura.

No es una novedad que las grandes empresas del negocio editorial como Kobo, Amazón, Apple, Google, Barnes & Noble analicen cuidadosamente los datos demográficos de los usuarios. Estas plataformas proporcionan análisis muy detallados, eso sí, requieren que los editores pasen por una tienda específica. Por otro lado, las editoriales tradicionales y las nuevas empiezan también a confiar en esta misma práctica y apuestan por el análisis y en los potenciales usos que proporcionan los datos de los e-books sobre los hábitos de lectura.

Para ayudar a éstas editoriales surgen nuevas empresas como la compañía de reciente creación Hiptype (llamada ya Google Analitys de los libros) que pretende facilitar este trabajo directamente con los editores mediante su propia tecnología. Con un plug-in insertado directamente en los ebooks (no a través del soporte o la plataforma), los editores van a poder obtener todo tipo de datos sobre sus lectores, desde demográficos a personalizados y detalle (capítulos leídos, tiempo de lectura, etc.), más allá del número de ventas, lugar, descargas, calificaciones u opiniones de los lectores. Según afirma la empresa los editores podrían empezar a probar sus libros liberando algunos a un pequeño número de lectores, a continuación, modificar el contenido en función de los datos, e incluso utilizar esto datos para crear campañas publicitarias dirigidas Facebook. Veremos como evoluciona.

Algunas editoriales, ya están empezando a sondear su mercado antes de lanzar una edición impresa. A comienzos de 2012, Sourcebooks, lanzó las primeras ediciones en media docena de títulos, que fueron desde novelas románticas a novelas para jóvenes adultos y libros de no ficción, pidiendo preguntas y sugerencias a sus lectores. Más tarde, estos comentarios sirvieron para mejorar la versión impresa.

Fuentes:
Publishers can’t afford to lose the e-book plot

Your E-Book Is Reading You

El futuro del libro electrónico