El formato fixed layout reproduce exáctamente el diseño de impresión y por lo tanto es siempre aconsejable para aquellos  libros en los que no pueda ser separado el contenido de su diseño. Son apropiados para aquellos libros cuyo contenido no pueda ser adaptado al formato estándar (permite readaptarse a las diferentes pantallas y diferentes tamaños de letra establecido por las necesidades de cada usuario): libros ilustrados para niños, comic,  libros que dispongan de una gran cantidad de imágenes que cubran…