El formato fixed layout reproduce exáctamente el diseño de impresión y por lo tanto es siempre aconsejable para aquellos  libros en los que no pueda ser separado el contenido de su diseño.

Son apropiados para aquellos libros cuyo contenido no pueda ser adaptado al formato estándar (permite readaptarse a las diferentes pantallas y diferentes tamaños de letra establecido por las necesidades de cada usuario): libros ilustrados para niños, comic,  libros que dispongan de una gran cantidad de imágenes que cubran toda la página o texto que esté colocado sobre las ilustraciones o fotografías. Este tipo de libros se deben plantear como diseño fijo o fixed layout.

Hay otro tipo de libros que también llevan una maquetación fija e inamovible como pueden ser los libros de texto. Estos libros se tienen que ver en diferentes pantallas y resoluciones y deben seguir unas buenas prácticas en su diseño. Este rediseño repercutirá en los gastos de producción, pero se debe  plantear si lo que queremos conseguir es un libro de alta calidad pensado para su medio: el digital. Por ejemplo, empezar por el texto y sustituirlo por una fuente más grande o más legible apropiada para pantallas, de esta forma evitaremos que el lector esté realizando continuamente zoom en dispositivos pequeños. Podemos también incluir elementos que enriquezcan su contenido como puede ser video, audio, animaciones e interacciones, así tendremos un libro con características avanzadas con respecto a su homónimo en papel.

Si tu publicación no está dentro de este tipo de libros, valora otras posibilidades de formato para tu libro. Muchas veces nos obcecamos con la idea de tener un libro electrónico complejo con la misma apariencia del impreso o un pdf, sin apreciar que con ciertas modificaciones funcionaría mejor como epub estándar, donde tanto el texto como los elementos gráficos que lo componen fluyen o recorren la pantalla adaptándose a su tamaño y configuración. Una de las principales ventajas que conlleva el uso de  formato “reflow” es que se convierte en multidispositivo, ampliando considerablemente su potencial como formato de distribución de su libro (accesibilidad) aparte de mejorar como experiencia de usario (usabilidad).

Aunque el fixed layout es cada vez más adoptado como formato de publicación digital, aún a día de hoy son pocos los que lo ofrecen como opción para su publicación y además, si a este le queremos añadir características avanzadas como escuchar la narración mientras leemos o con contenidos animados e interactivos reduciremos aun más las posibles plataformas de venta que incorporen estas extensiones. O, como poco, se necesitará realizar ciertas modificaciones para acomodar este formato a las diferentes plataformas, ya que aún tratándose de un formato apobado por el IDPF (International Digital Publishing Forum) el 13 de marzo de 2012 con sus especificaciones oficiales, deberá ser ajustado a las diferentes directrices impuestas por distribuidores como Apple, Kobo o  Amazon.